El grupo BRICS pretende crear un nuevo orden (económico) mundial

Ensenada, Baja California. 12 de septiembre de 2017 (Informe § Hokana).- Como explica Pepe Escobar en el portal Asia Times, la cumbre 2017 de los BRICS en Xiamen (donde el presidente chino Xi Jinping fue alcalde) no pudo ocurrir en un contexto geopolítico más incandescente.

Una vez más, es esencial tener en cuenta que el núcleo actual de BRICS (Brasil, Rusia, India China y Sudáfrica) en realidad es «RC»; la asociación estratégica Ruso-China. Por lo tanto, en el tablero de ajedrez de la península coreana, el contexto RC (ambas naciones comparten frontera con Corea del Norte) es primordial. China ha impuesto un veto definitivo a la guerra, afirmando que si EU ataca primero, Beijing respaldará a Corea del Norte. El Pentágono sabe que este escenario ya sucedió antes.

El sexto ensayo nuclear de Norcorea, aunque planeado de antemano, ocurrió sólo tres días después de que dos bombarderos estadounidenses B-1B con capacidad nuclear (y supersónica) realizaron su propio «ensayo» junto a cuatro F-35B y algunos F-15 japoneses.

Cualquiera que esté familiarizado con la tensa dinámica en la península de Corea sabe que habría una respuesta de parte del gobierno norcoreano a estos ensayos de «decapitación» (apenas disfrazados) en su contra.

Así que la única proposición sólida sobre la mesa sigue siendo la de RC: la «doble congelación». Congelar los ejercicios militares de la triple alianza EU/Japón/Corea del Sur y congelar también el programa nuclear de Corea del Norte; dando paso a que la diplomacia se haga cargo.

La Casa Blanca, en cambio, ha evocado la ominosa «respuesta militar masiva» como un mecanismo de resolución de conflictos.

El Dorado

Después de dos meses tensos en la disputa de la meseta de Doklam, India y China decidieron, «una rápida retirada» de sus tropas fronterizas. Esta decisión estaba directamente relacionada con la cumbre del BRICS, donde tanto los líderes hindúes como chinos (supuestos aliados) estaban a punto de quedar muy mal parados en el escenario mundial.

El primer ministro Narendra Modi ya había intentado un juego similar antes de la cumbre del BRICS en Goa, el año pasado. Entonces, de forma inflexible, exigía que Pakistán fuera declarado un «estado terrorista». RC se negó.

Modi también boicoteó escandalosamente la cumbre de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), también conocida como Nueva Ruta de la Seda en Hangzhou, en mayo pasado; debido esencialmente al Corredor Económico China-Pakistán (CPEC).

India y Japón están soñando con contrarrestar la Nueva Ruta de la Seda con un proyecto propio de conectividad: el Corredor de Crecimiento Asia-África (AAGC). Suponer que la AAGC (con una fracción del alcance, el aliento y los fondos disponibles del BRI) puede robarse el escenario, es como creer en el polvo de hadas.

Sin embargo, Modi también transmitió algunas señales positivas en Xiamen: «Estamos en una misión para erradicar la pobreza; para asegurar la salud, la seguridad alimentaria, la igualdad de género, la energía, la educación». Sin alcanzar estas metas gigantescas primero (cuando China también lleva la delantera) los grandes sueños geopolíticos de la India nacerán muertos.

Brasil, por su parte, está inmerso en una tragedia sociopolítica más grande que la vida misma; el país latinoamericano está»dirigido» por una especie de figura draculiana hiper-corrupta: Michel Temer, el presidente brasileño no-electo (o simplemente usurpador), quien aterrizo en Xiamen ansioso por vender «sus» 57 grandes privatizaciones en curso a inversionistas chinos, incluyendo la minería de oro corporativa en una reserva natural amazónica del tamaño de Dinamarca, absurdo y destructivo proyecto que ya ha sido frenado por el poder judicial brasileiro. Añadimos la masiva austeridad del gasto social y la legislación contra los trabajadores, y uno tiene la imagen de que Brasil actualmente es dirigida por Wall Street. El nombre del juego es saquear para llenar las arcas personales, rápido.

Es notorio que tanto Brasil como Sudáfrica (los dos brazos del BRICS fuera de Euraisa), están debilitados por crisis políticas internas. Al igual que el gobierno carioca, Sudáfrica enfrenta la ira de sus trabajadores, que han visto decaer sus salarios y su nivel de vida.

BRICS Plus

A pesar de las débiles extremidades de los BRICS, en la escena global, el grupo es una molestia importante para el orden unipolar. Xi lo dijo cortésmente en Xiamen: «los cinco países debemos desempeñar un papel más activo en la gobernanza global».

La reunión en Xiamen además incluyó «diálogos» con México, Egipto, Tailandia, Guinea y Tayikistán; que es parte de la hoja de ruta para «BRICS Plus», idea Beijing, propuesta en marzo pasado por el Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi, para ampliar la cooperación del BRICS y que podría alcanzar a incluir países tan diversos (y cercanos a Washington) como Corea del Sur.

El hipotético papel de los países «Plus» (por ejemplo México, que ha decidido someterse de lleno a los designios «diplomáticos» norteamericanos), resultará muy problemático para la Casa Blanca, cuando el verdadero objetivo del BRICS se ha revelado en Xiamen.

Petroleo, yuanes y oro

Cuando el presidente Putin comenzó a hablar, los BRICS revelaron su jugada maestra, geopolíticamente y geoeconómicamente, el énfasis de Rusia está en un «mundo multipolar justo», y «contra el proteccionismo y las nuevas barreras en el comercio global». El mensaje es directo y al grano.

El espectacular éxito de Rusia en Siria, que ha permitido el regreso de casi medio millón de refugiados sirios este año (donde Beijing respaldó silenciosa pero firmemente a Moscú) tuvo que ser evocado por Putin: «Fue en gran parte gracias a los esfuerzos de Rusia y otros países interesados ​​que se crearon condiciones para mejorar la situación en Siria». La pequeña nación en el Medio Oriente dirigida por Bashar al-Ásad ya plantea su reconstrucción con capital chino (dento del BRI) y parece así haber evitado el destino de otros países «intervenidos» con «bombas humanitarias» como Libia, que luego de su «liberación» se ha convertido en un mercado de esclavos, o Irak, que sufrió un verdadero genocidio cultural.

Tanto en Siria como en la península coreana, está claro que RC piensa al unísono. La advertencia de Putin es simple: «presionar a Pyongyang para que detenga su programa de misiles nucleares es equivocado e inútil. Los problemas de la región sólo deben resolverse mediante un diálogo directo de todas las partes interesadas sin condiciones previas».

El concepto de orden multipolar de RC es claramente visible (y ambicioso) en la amplia Declaración de Xiamen, que propone un proceso de paz y reconciliación nacional para Afganistán «dirigido por Afganistán». Es la calve para una solución afgana totalmente asiática (y no occidental) negociada por la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO), dirigida también por RC, y de la cual Afganistán es un observador y futuro miembro pleno.

Putin completa la jugada:

«Rusia comparte la preocupación de los países BRICS por la injusticia de la arquitectura financiera y económica global, que no da la debida consideración al peso creciente de las economías emergentes. Estamos dispuestos a trabajar conjuntamente con nuestros socios para promover las reformas de la regulación financiera internacional y superar el excesivo dominio del limitado número de monedas de reserva».

«Superar el excesivo dominio del limitado número de monedas de reserva» es la forma más cortés de exponer lo que los BRICS han estado discutiendo durante años; cómo dejar de utilizar el dólar, o más precisamente, el petrodólar.

Beijing está lista para elevar el nivel del juego. El mayor importador de petróleo del mundo, China, se prepara para lanzar (probablemente este año) un contrato de futuros de crudo denominado en yuanes chinos y convertible en oro.

Esto significa que Rusia (así como Irán, el otro nodo clave de la integración en Eurasia) puede pasar por alto las sanciones de Estados Unidos al comerciar en sus propias monedas o en yuanes.

El movimiento es un verdadero «win-win»: el yuan será totalmente convertible en oro en las bolsas de Shanghai y Hong Kong.

La nueva tríada de petróleo, yuan y oro es un golpe mortal para la hegemonía anglosajona. No hay problema en absoluto si los proveedores de energía prefieren recibir su pago en oro físico en lugar de yuanes. El mensaje clave es que el dólar estadounidense será caduco.

RC, a través del Banco Central de Rusia y el Banco Popular de China, han estado desarrollando swaps entre rublos y yuanes desde hace bastante tiempo.

Una vez que se mueva más allá de los BRICS, a los aspirantes a miembros «BRICS Plus» y luego a todo el Sur-Global, la reacción de Washington está destinada a ser nuclear (esperemos, no literalmente).

 

Fuentes:

Asia Times (2017, 5 de septiembre). Real BRICS bombshell (Pepe Escobar). Recuperado de: http://www.atimes.com/article/real-brics-bombshell/