Éste es el plan del gobierno chino para sobrevivir un ataque nuclear

Ensenada, Baja California. 31 de enero de 2018 (Informe § Hokana).- El portal South China Morning Post ha revelado el búnker nuclear para el resguardo de la élite militar y política de Beijing, ubicado debajo de un parque nacional ubicado a tan solo 20 km al noroeste de la sede del gobierno central chino.

Conformado por una red de cuevas con el espacio suficiente para albergar una ciudad pequeña y un suministro estable de agua potable para un millón de personas, el impresionante búnker es parte del Centro de Comando de Combate Conjunto de la Comisión Militar Central y fue revelado al mundo en 2016, cuando los medios estatales mostraron imágenes del presidente Xi Jinping, en uniforme militar, durante su visita a las instalaciones. Se desconoce cuándo se construyó, pero de acuerdo con los informes de los medios chinos, el trabajo comenzó hace décadas y han tenido importantes mejoras en los últimos años.

El Cerebro Rojo

El centro de comando se conoce como el «cerebro» del Ejército Popular de Liberación Chino, porque es donde se toman todas las decisiones militares. Sus operaciones diarias incluyen el análisis de inteligencia militar, el monitoreo de las actividades en las cinco «zonas de batalla» de China y la emisión de órdenes para operaciones militares en el país y en el extranjero.

China no es el único país con un búnker nuclear para sus principales líderes. Los gobiernos de las principales potencias construyeron búnkeres similares durante la éra de la guerra fría, y aunque varios ya han sido abandonados o abiertos a los turistas, algunos todavía se utilizan con su propósito original.

Se cree que varios refugios nucleares se han construido en toda China desde la década de 1950, pero sus ubicaciones exactas están clasificadas. Estos refugios apocalípticos generalmente se construyen bajo montañas de roca dura que pueden soportar explosiones poderosas. Están diseñados para ser utilizados de forma independiente y sin suministros externos durante largos periodos.

Algunos refugios pueden ser tan grandes y complejos como una ciudad pequeña, con sofisticados sistemas de comunicación, túneles lo suficientemente anchos para aviones y tanques, y capacidad para albergar a más de 1,000 personas. En Estados Unidos existen ejemplos de bunkers a gran escala como Raven Rock, destinado a proteger a la élite militar y política de Washington.

El Mejor Búnker del Mundo

Comparado con el búnker de Raven Rock, el búnker de Beijing, conocido como Xishan, tiene algunas ventajas únicas. Qin Dajun, investigador asociado del Instituto de Geología y Geofísica de la Academia de Ciencias de China, explicó que las formaciones geológicas que conforman la instalación son cuevas kársticas, que están hechas de piedra caliza erosionada por el agua durante millones de años.

Mientras que la mayoría de las cuevas kársticas del mundo están directamente expuestas o ubicadas cerca de la superficie, las de Xishan están enterradas a más de 2 km bajo tierra, debajo de una capa de roca inmensamente gruesa, con un espesor promedio de 1,000 metros que incluye granito, uno de los materiales más duros de la naturaleza.

«Hasta donde sabemos, estas son las cuevas más profundas del mundo», explicó Qin Dajun, quien es el principal científico de un proyecto financiado por el gobierno para estudiar las rutas de agua subterráneos en el lugar donde se encuentra el búnker. Uno de los propósitos de su proyecto es investigar si el centro de comando se quedaría sin agua en un escenario apocalíptico.

Los niveles de agua subterránea de Beijing han disminuido más de un metro cada año desde la década de 1990. Los pozos continuán siendo sobreexplotados para satisfacer las demandas de la creciente población de la ciudad.

Se creía que algunas reservas de agua subterránea tenían poca o ninguna capacidad de recarga. «[Pensamos] que estas reservas eran como cuando las minas se agotan; cuanto más se usan los grifos, menos agua quedaba», explicó Qin Dajun. Pero los hallazgos de su estudio sugieren que el riesgo de una crisis del agua es menor de lo que se pensaba.

Un análisis de la composición de los bioelementos presentes en las cuevas demostró que hasta el 90 por ciento del agua subterránea del área es relativamente fresca, lo que significa que está siendo reabastecida por el ciclo natura del agua: la filtración de la lluvia, la nieve y los ríos subterráneos.

En los niveles actuales, las reservas de agua en el área podrían satisfacer las necesidades de agua de más de un millón de personas, y esta capacidad podría permanecer estable e incluso aumentar en el futuro a medida que se canalice el agua del río Yangtze.

Por otro lado, Liu Yong, un científico nuclear de la Universidad del Sur de China en Hengyang, provincia de Hunan, advierte que en caso de un ataque nuclear, la lluvia radioactiva afectaría el agua y el suelo mucho más tiempo que en el aire. Las partículas radiactivas podrían entrar a los lagos y ríos subterráneos, lo que significa que el agua debería tratarse antes de que pueda ser utilizada.

«China ha desarrollado tecnología y equipos de última generación para este propósito: se encuentra entre los mejores del mundo», añadió el investigador, quien encabezó un programa de investigación financiado por la industria militar y nuclear de China sobre tratamiento de desechos radiactivos. Una forma de hacerlo fue filtrar los contaminantes usando una membrana fina, dijo Liu Yong.

La membrana, que básicamente actuaría como un filtro, luego se sumerge en vidrio fundido para contener la radiación, se enfría, se sella en cemento y se almacena en contenedores especiales. Puede almacenarse bajo tierra en la cueva sin causar ningún, permitiendo la supervivencia de quienes habiten el búnker durante «muchos años», explicó el científico nuclear.