3 predicciones climáticas (Apocalípticas) que salieron muy mal en 2020

Ensenada, Baja California. 31 de diciembre de 2020 (Informe § Hokana).- Mucho antes de que la pandemia del Covid azotara a la humanidad, los científicos de todo el mundo aseguraban que nos quedaban unos 10 o 20 años años para frenar el cambio climático, antes de que el desastre ecológico fuera irreversible.

Los alarmistas han pasado décadas prediciendo un escenario apocalíptico tras otro, pero curiosamente, con la mayor parte de la gente ocupada en el otro «Apocalipsis» científico (ahora pandémico); casi nadie se percató de que varias predicciones climáticas que mencionaban específicamente el 2020 fracasaron.

El portal JunkScience.com ha compilado algunas de esas predicciones climáticas que cayeron lejos de la marca. Te presentamos las mejores.

1.- La temperatura global promedio se elevará, la Tierra será un infierno.

En 1987, el periódico Star-Phoenix en Saskatchewan, Canadá, citaba a James Hansen del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en Nueva York. Su modelo predecía un aumento de temperatura promedio de «hasta un grado Celsius más para finales de los años 90».

“Y dentro de 15 a 20 años después de esto, la tierra estará más caliente que en los últimos 100.000 años”, aseguraba Hansen. “Para el año 2020 experimentaremos un aumento de temperatura promedio de alrededor de tres grados [Celsius], con extremos aún mayores”.

Sequias, calor extremo, tal vez hasta epidemias de cáncer por el sol…

Pues no.

La Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) ha registrado un aumento de 0.44 grados Celsius desde 1979 a la fecha. Es decir, ni un solo grado más de temperatura promedio.

¿Porqué fracasaron estas predicciones? Bueno, la respuesta está en los gases de efecto invernadero, como el CO2.

En 1978, The Vancouver Sun citaba un artículo de la revista Science, donde el investigador de la Universidad de Washington, Minze Stuiver, predecía que la concentración de CO2 en la atmósfera se duplicaría para 2020, es decir un aumento del 100%.

Sin embargo, el CO2 en la atmósfera no se ha acercado a duplicarse desde 1978. Según la NOAA, en marzo de 1978, había 335 partes por millón de CO2 en la atmósfera. Si los alarmistas hubieran tenido razón, en años recientes nos habríamos acercado a las 670 partes por millón.

Pero para febrero de 2020, la NOAA reportó 413 partes por millón en la atmósfera. Eso representa un aumento del 23%, bastante lejos de la predicción fatal.

2.- El Mar se tragará las ciudades costeras

En 1986, The Miami Herald citaba a Jim Titus, de la Agencia de Protección Ambiental; alertando que el nivel del mar alrededor de Florida subiría dos pies (60 cm) para el 2020.

Pero una vez más la NOAA asegura que el nivel del mar en Florida ha aumentado solo unas 4 pulgadas (10.16 centímetros).

En octubre de 2000, un informe de Greenpeace aseguraba que el calentamiento global «podría causar un declive económico masivo en al menos 13 pequeñas naciones del Pacífico en los próximos 20 años», tal y como lo reporta el periódico australiano The Age.

El calentamiento global devastaría la mayoría de los arrecifes de coral del Pacífico, devastando las industrias del turismo y la pesca de las pequeñas naciones en esa zona.

“Para 2020 algunas naciones melanesias perderían entre el 15 y el 20 por ciento de su producto interno bruto, valorado en alrededor de $ 1.9 mil millones de dólares… ”, advertía el informe.

«El estudio muestra que las naciones del Pacífico más vulnerables son Tuvalu y Kiribati, la sede del Foro de las Islas del Pacífico de este año, seguidas de las Islas Cook, Palau, Tonga y la Polinesia Francesa», informaba The Age.

Sin embargo, según el Ministerio de Finanzas de Tuvalu, «los ingresos recaudados por el acceso a la pesca aumentaron de unos 10 millones (de dólares australianos) en 2012 a 13,6 millones en 2014; y en la actualidad los ingresos anuales superan los 30 millones».

Tuvalu ha disfrutado de seis años consecutivos de crecimiento económico sin precedentes «gracias al aumento de los ingresos por licencias de pesca y proyectos de infraestructura consecutivos que fueron financiados y administrados por socios para el desarrollo’”, según el ministerio.

3.- Será el fin del hielo ártico (y hasta de la nieve).

En abril de 2013, el Lancaster Eagle-Gazette informaba que el mundo podría ver un Ártico sin hielo desde 2020.

“Es razonable concluir que es muy probable que la pérdida de hielo del Ártico ocurra en la primera mitad del siglo XXI y no en la segunda, con una posibilidad de pérdida en una década o dos”, afirma el documento.

En 2001, el diario The Vancouver Sun alertaba: «Las nieves del Kilimanjaro desaparecerán en 2020«.

“A este ritmo, todo el hielo desaparecerá entre 2010 y 2020 ’, dijo Lonnie Thompson, geólogo de la Universidad Estatal de Ohio. «Y esa es probablemente una estimación conservadora».

El famoso documental de 2006 de Al Gore An Inconvenient Truth también predijo que no habría nieve en el Kilimanjaro en 2020.

Pero para febrero de 2020, The Times of London informó que «el poder de permanencia de la nieve del Kilimanjaro desafía el sombrío pronóstico de Al Gore«.

Methley Swai, propietario de la empresa de turística «Just-Kilimanjaro» asegura: «Muchas personas han hecho del Kilimanjaro una prioridad en la lista de deseos debido a la fecha límite de Al Gore, pero cuando llegan aquí se sorprenden gratamente al encontrar mucha nieve».

En marzo de 2000, David Viner, científico investigador principal de la unidad de investigación climática de la Universidad de East Anglia en Inglaterra, predijo que las nevadas invernales se convertirán en «un evento muy raro y emocionante», tal y como se rescata en The Independent.

«Los niños simplemente no van a saber qué es la nieve», aseguraba Viner.

Pues bueno. En 2020 la nieve todavía es algo que existe en los montes más elevados de Asia y Europa, en los polos, e incluso en México.

Lo que no parece terminarse nunca es la propaganda y el alarmismo, ya sea climático o pandémico, todo en nombre de la «ciencia».