Top 5 Riesgos Geopolíticos para el 2019

Ensenada, Baja California. 06 de enero de 2019 (Informe § Hokana).- El 2018 ha sido otro año en el que la seguridad, la estabilidad y la dinámica económica del mundo en general han sido sacudidas. El análisis geopolítico anual de Hokana te trae una prospectiva de los puntos más conflictivos en el mundo para el 2019, sin duda un año que se avizora aún más complejo para el escenario internacional.

1. Divisiones políticas en Latinoamerica

Las elecciones en los últimos meses han transformado el panorama político de esta región. Sus dos países más grandes, Brasil y México ya son gobernados por opuestos ideológicos, mientras que los gobiernos y los líderes de otras naciones latinoamericanas han girado ideologicamente. Estas divisiones podrían endurecer las posiciones de derecha e izquierda en América Latina, divisiones que dificultarán el trabajo conjunto de la región para resolver los problemas económicos y sociales que han llevado a las economías de América Latina a una desaceleración.

En este contexto, el presidente de los Estados Unidos declaró que el llamado “Eje del Mal en América Latina” está conformado por Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua. Y el Asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, calificó a Cuba, Venezuela y Nicaragua como una “troika de la tiranía“. Sin embargo, en la práctica, esta postura neo-monrroista de los Estados Unidos solo fortalecerá la cooperación entre los estados mencionados unirá sus políticas contra el intervencionismo de los Estados Unidos.

Paradojicamente las relaciones entre Estados Unidos y México avanzan con entendimiento entre lo que aparenta ser una complementariedad de nacionalismos políticos: el Presidente mexicano promete más empleo y desarrollo en la abandonada región mesoamericana (lo que significaría menos migración hacia el norte de México y el sur de Estados Unidos) y el Presidente norteamericano se ha propuesto terminar con la crisis de opioides que alcanza ya a los tres principales sectores demográficos estadounidenses: afroamericanos, blancos y latinos (lo que podría significar un alto a la narcoguerra en México).

Aunque muy improbable, es necesario pensar en un acuerdo tripartita (EU-México-Brasil) en el continente americano, única posibilidad de apaciguar el ánimo bélico en la región.

2. Guerras perpetuas en Medio Oriente

Las guerras en Siria, Yemen y las tensiones árabe-israelíes en Palestina, entendidas como vertientes del conflicto regional entre dos bloques: EUA-Israel-Saudiarabia y el bloque Rusia-Irán-Hezbolá seguirán siendo puntos de conflicto.

El retiro de las fuerzas estadounidenses de Siria y Afganistán anunciado por el presidente Donald Trump se ha encontrado con una condena casi universal por parte de demócratas y republicanos por igual. Esto dice más sobre los “adultos en la habitación” que sobre Trump. Los anti-trumpistas (incluida la “izquierda anti-bélica”) afirman que Estados Unidos debe mantener una presencia de tropas en todo el mundo para evitar que adversarios regionales aprovechen los vacíos de poder; y que la presencia militar estadounidense en el mundo es la clave para la paz global.

Por un lado, es cierto que la retirada unilateral de los Estados Unidos podría crear un desastre aún mayor. Rusia anhela aumentar aún más su influencia en la región; Israel (que ya ha formado una alianza silenciosa con Arabia Saudita y contra Irán) podría lanzar una guerra contra las fuerzas iraníes en Siria; Turquia (donde el imperialismo otomano está resurgiendo) se rehúsa a alinearse totalmente con EU o con Rusia, por lo que también podría invadir el norte de Siria para aplastar a las fuerzas kurdas y “recuperar” lo alguna vez fue parte del Imperio turco otomano; provocando finalmente una gran guerra del Medio Oriente que amenaza con extenderse incluso hasta el las costas mediterráneas europeas. Todo esto es terriblemente plausible.

Sin embargo, no es inevitable. La diplomacia exitosa es posible (como lo ha demostrado el presidente ruso Vladimir Putin en la ciudad kazaja de Astaná), si acaso la política exterior trumpista avanza tal y como se está desarrollando en el escenario de las dos Coreas: con el arte de negociar, en lugar del arte de la guerra.

3. La Primavera Europea

El movimiento de protesta conocido como los Gilets Jaunes (Chalecos amarillos) en Francia, está parando en seco las políticas del neoliberal presidente francés Emmanuel Macron, quien ha caído a cifras récord de desaprobación entre la población gala. No son pocos los analistas europeos que temen el rápido contagio de las manifestaciones amarillas, que ya alcanzan países vecinos como Bélgica y Alemania, e incluso podrían explotar en el contexto de las elecciones del próximo Parlamento Europeo en mayo de 2019, para dar un giro en el liderazgo político en Bruselas.

Isabelle Jegouzo, de la Comisión Europea, admitió que el movimiento de protesta francés es una gran preocupación para los euro-líderes en Bruselas.

Por si fuera poco, el espontaneo y horizontal movimiento también se ha pronunciado por respaldar causas similares en toda Europa, especialmente aquellas que se unen en torno a objetivos, en lugar de partidos políticos. La prensa británica advierte que aquellos ciudadanos ingleses frustrados por el estancamiento del proceso conocido como Brexit (que triunfó en un referendo del 2016 para sacar al Reino Unido de la Unión Europea) pronto podrían darse cuenta de lo rápido y útil que puede resultar sumarse a esta “primavera” de protestas callejeras en el viejo continente.

4. Un Frágil Orden Tripolar

Otro tema definitivo para el mundo seguirá siendo la competencia entre tres grandes potencias: los Estados Unidos, China y Rusia. Los analistas de Estados Unidos, incluidos los militares, a menudo nombran a China y Rusia entre los desafíos clave que enfrenta el país norteamericano. Sin embargo, hay una diferencia en el enfoque empleado hacia estas dos potencias. En el primer caso, significa una guerra comercial que se intensifica, una nueva carrera armamentística y muy probablemente una campaña intensa para bloquear la inversión, el comercio y la investigación china en áreas de tecnología sensibles para la seguridad de EU, desde la inteligencia artificial hasta el lanzamiento de la red 5G.

Reva Goujon, vicepresidenta de análisis global de Stratfor explica: “Esto significará fricciones en el estrecho de Taiwan y el Mar del Sur de China. Esta competencia traerá tanto oportunidades como riesgos para las potencias medianas que intentan equilibrarse entre estos grandes polos de poder”.

En el escenario de Estados Unidos contra Rusia la clave es Ucrania. La reciente escalada de tensiones entre los países eslavos sirve como un aviso de que la situación en el este de Ucrania y la Península de Crimea sigue sin resolverse. Con una elección presidencial en Ucrania programada para marzo de 2019, donde la ventaja electoral parece consolidarse entre los políticos pro-rusos, es probable que estalle un nuevo conflicto militar abierto; con Estados Unidos y sus aliados europeos aumentando su apoyo a Ucrania de manera significativa con tal de evitar otra victoria geopolítica de Rusia.

5. Una Gran Crisis Financiera

1980, 1987, 1994, 2000, 2008… Aproximadamente cada ocho años se produce un nuevo derrumbe financiero mundial inherente al sistema capitalista. O al menos eso argumenta la “Teoría del Ciclo”, del economista Martin Armstrong, quien expone que la crisis proviene de los gobiernos y pasa de la política a la economía para producir un colapso en los mercados. Han pasado más de 10 años desde la última gran crisis financiera (originada en el mercado inmobiliario de los Estados Unidos). Es el periodo más largo en la historia registrada, así que podríamos estar listos para una nueva sacudida.

“Estados Unidos es la nación más endeudada de la Historia y también es la economía más grande del mundo. Entonces, lo que le pase afectará a otras grandes economías como Japón o Europa. Si Estados Unidos tiene un problema, todos tienen un problema”, explicó el inversionista Jim Rogers en entrevista para RT.

Las crisis globales comienzan donde nadie presta atención. En 2007, Islandia quebró y a nadie le importó, luego Irlanda y luego las entidades bancarias Northern Rock, Bear Stearns y Lehman Brothers se declararon en bancarrota, para entonces la crisis financiera del 2008 era una realidad, estaba en las primeras páginas de los periódicos y en las noticias de la televisión.

Ahora bien, durante 2018 hemos tenido eventos como la crisis bancaria en Latvia, el colapso de las divisas en los mercados emergentes y la caída más abrupta del mercado inmobiliario de Hong Kong desde el 2008; eventos que generalmente pasan desapercibidos antes de acumularse rumbo al colapso.

Fuentes:

SouthFront (2018, 29 de diciembre). Military and Political Trends Of 2018 That Will Shape 2019. Recuperado de: https://southfront.org/military-and-political-trends-of-2018-that-will-shape-2019/

International Strategic Analysis (2018, 21 de diciembre). The Ten Leading Geopolitical Risks in 2019: ISA. Recuperado de: https://www.isa-world.com/news/?tx_ttnews%5BbackPid%5D=1&tx_ttnews%5Btt_news%5D=448&cHash=921a6b15c7c64a2bed941e9b9f790231