La pigmentocracia se complica: tez clara en México podría venir de asiáticos


Ensenada, Baja California. 25 de agosto de 2019 (Informe § Hokana).-  Estados Unidos tiene ya varias décadas debatiendo, no solo a nivel académico sino en la opinión pública, en torno a los conceptos de raza, discriminación y desigualdad social. Esto apenas comienza a suceder en la sociedad mexicana, cuando al menos desde el periodo pos-revolucionario, México se ha asumido (incluso como política el Estado) como un país mestizo (o mestizófilo) y por lo tanto “desrracializado”.

Como prueba del incipiente destape del racismo imperante (heredado del sistema de castas colonial) en el país, basta recordar la reciente viralización del concepto “pigmentocracia” en las redes sociales, concepto académico que resume la realidad nacional: el acceso (casi siempre) restringido a las estructuras más altas de poder económico, político y social en base al color de la piel, garantizado para la “élite” criolla o blanca del México independiente.

El termino sorprendió a gran parte de la sociedad mexicana luego de que la feminista Estefanía Veloz lo utilizara en un debate televisivo.

Bueno, pues el debate va complicarse un poco más.

El legado de Urdaneta

Como reporta la revista Science, genetistas del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (LANGEBIO), recopilaron la información genética de 500 mexicanos vivos para buscar rastros de los inmigrantes asiáticos en México. Los científicos esperaban identificar a los descendientes de los migrantes chinos de finales del siglo XIX que se asentaron en el norte de México (principalmente en Baja California) pero su investigación, que incluyó a personas de diversas partes de la costa del Pacífico mexicano, descubrió más material genético oriental de lo esperado.

Aproximadamente un tercio de los mexicanos nacidos en el Estado de Guerrero (Pacífico Sur) que habían participado en el muestreo de la investigación, presentaban ascendencia asiática significativa (cerca del 10%). Su ADN se correspondía con el de las poblaciones actuales de Filipinas e Indonesia. Los registros históricos sugieren que sus antepasados pudieron haber provenido de dichos países (clasificados generalmente como “chinos” en el sistema de castas colonial), esclavizados y transportados desde Manila Filipinas hasta México en los siglos XVI y XVII, durante el auge de la ruta del Galeón de Manila, también conocida como “Nao de China”.

Como reportamos previamente en Hokana, gracias a “la Nao, la Ciudad de México conformó la primera sociedad verdaderamente global (antecesora de Nueva York, Londres y Hong Kong), donde por primera vez personas de ambos lados del Atlántico y el Pacífico se reunieron para intercambiar ideas, mercancías y genes.

Las Cuatro Calzadas

Danzas tradicionales indonesias en Yakarta

Cuando uno observa las características fenotípicas de la población indonesia, filipina y en general del Sudeste Asiático, no es descabellado pensar en un ingrediente más para nuestra compleja y “mestiza” sociedad, la “Cuarta Raíz”: el México Oriental.

Si bien el concepto de “Tercera Raíz” que alude al mestizaje tripartita (indígena, europeo y africano) ya comienza a divulgarse en la sociedad mexicana (en gran parte gracias a la lucha de los mexicanos afrodescendentes); las historias ocultas de los esclavos asiáticos que desembarcaron en un país donde comenzaba a gestarse la globalización en su etapa primitiva son (casi) totalmente desconocidas para los mexicanos. Algunos autores estiman, por ejemplo, que hasta 100,000 asiáticos terminaron estableciéndose en la Nueva España gracias a la “Nao de China” (cuando la población novohispana total rondaba los seis millones).

Por si todo esto fuera poco, estudios genéticos recientes han identificado una variación genética que no surgió en Europa pero que está relacionada con los tonos de la piel más claros tanto en el lejano oriente como en el continente americano.

La investigación, publicada en la revista Nature, explica que una variante del gen MFSD12 es responsable de la tez clara exclusivamente en las poblaciones de Asia-pacífico y América.

Esto demuestra que dicho tono de piel evolucionó de manera independiente en Europa y Asia Oriental, posiblemente por los bajos niveles de luz solar y radiación ultravioleta de las regiones correspondientes.

México Oriental

Como explica Carrillo Martín, investigador de la Universitat Oberta de Catalunya, “la Nao” permitió el influjo de diversos productos asiáticos como la seda (en bruto y trabajada), la porcelana y el marfil, que moldearon con cierto “lenguaje achinado” la estética artística y artesanal de la Nueva España.

Y al mismo tiempo, los ‘chinos’ (nombre genérico para todas las personas asiáticas en el sistema de castas) que llegaban en el Galeón de Manila, cambiaron la composición racial y cultural del país; desempeñando oficios diversos: barberos, artesanos, comerciantes, diplomáticos, religiosos, milicianos, sirvientes e incluso esclavos.

Paradójicamente, fue el intento de erradicar la esclavitud y la discriminación lo que terminó por invisibilizar el pasado asiático del México actual. En palabras de Carrillo Martin:

…a partir de la independencia en 1821, el recuerdo de la diáspora asiática había desaparecido casi por completo. Las autoridades del nuevo país prohibieron el registro de las clásicas designaciones étnicas con la que se había clasificado jurídicamente a los habitantes del virreinato. Españoles, negros, mulatos, mestizos, chinos, pasaron a designarse con el ecuménico apelativo de “mexicanos.”

Fuentes:

Archeology.Org (2018, 13 de abril). Asian Ancestors Detected in DNA Study in Mexico. Recuperado de: https://www.archaeology.org/news/6546-180413-mexico-asia-dna

Popular Archeology (2019, 21 de enero). Genetic study provides novel insights into the evolution of skin color. Recuperado de: https://popular-archaeology.com/article/genetic-study-provides-novel-insights-into-the-evolution-of-skin-color/

Universidad Abierta de Cataluña. Los “chinos” de Nueva España: Migración asiática en el México colonial. Recuperado de: http://www.e-revistes.uji.es/index.php/millars/article/viewFile/3211/2638