Trenes bala unificarán las dos Coreas para los proyectos económicos sino-rusos

Ensenada, Baja California. 8 de mayo de 2018 (Informe § Hokana).- El portal City Lab reporta que cuando los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur tuvieron su reunión histórica en abril pasado, el presidente surcoreano Moon Jae-in le dijo al líder norcoreano Kim Jong Un que le gustaría viajar a través de Corea del Norte y conocer el Monte Baekdu. En respuesta, Kim admitió que estaría “avergonzado” de que Moon viajara por Corea del Norte. “Nuestro transporte, honestamente, sería incómodo”, aseguró el líder de Corea del Norte, aceptando además que los deportistas norcoreanos que participaron en los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur elogiaron los trenes de alta velocidad que conectan las ciudades surcoreanas.

Esa declaración, contraria a la imagen propagandística que constantemente invade “occidente” sobre el régimen de Corea del Norte, muestra a Kim Jong Un como un político abierto a la colaboración para mejorar la infraestructura de su país. Moon, por su parte, le entregó a Kim una memoria USB que contenía su proyecto para las dos Coreas. En el centro del “Nuevo Mapa Económico de la Península de Corea” del presidente Moon hay un plan de modernización ferroviaria que es mucho más que un proyecto de infraestructura. Es una pieza clave en el rompecabezas geopolítico para conectar a las Coreas con Eurasia.

Transformación Geoeconomica

Cuando se trata de la península coreana, la desnuclearización de Corea del Norte siempre obtiene toda la atención mediática. La prensa internacional apenas notó la importancia de los otros puntos incluidos en los acuerdos para la paz firmada en abril por ambos líderes. El acuerdo para vincular las vías ferroviarias entre los dos países tiene un potencial transformador mayor que la promesa de una península coreana libre de armas nucleares.

Como primer paso, el proyecto ferroviario descrito por Moon conectaría a Seúl con Pyongyang, pasando por Kaeseong en el norte. En última instancia, terminaría en Shinuiju, Corea del Norte, en la frontera con Dandong, China. Pero el plan final elaborado por el gobierno de Corea del Sur es mucho más ambicioso. Visualiza líneas adicionales de alta velocidad junto con la modernización de las vías ferroviarias que atraviesan Corea del Norte.

Actualmente los rieles son tan decrépitos que los trenes solo pueden promediar 50 kilómetros por hora, y los rieles se rompen bajo cargas pesadas. Las mejoras permitirían velocidades de 100 kilómetros por hora y permitiría cargas más pesadas. Se calcula que el proyecto completo costará aproximadamente unos 35 mil millones de dólares.

Corea unificada y conectada a China y Rusia por tren

La propuesta de Corea del Sur es sensata, diseñada con implicaciones geopolíticas en mente. Lo más significativo es que el plan conectaría a toda la península con China y Rusia (los dos países que comparten frontera terrestre con Corea del Norte), lo que permitiría a Corea del Norte convertirse finalmente en un conector crucial entre Corea del Sur y el resto de la región asiática y europea.

En conjunto, estas nuevas conexiones son una ventaja tanto para China y Rusia como para las dos Coreas, lo que incentiva a todas las partes a asegurarse de que Corea del Norte permanezca estable. A su vez, Corea del Norte se beneficiará porque sus ciudades en estas rutas comerciales se desarrollarán a lo largo de la nueva infraestructura ferroviaria.

Por supuesto, con todo lo relacionado con Corea del Norte, las grandes esperanzas deben ir acompañadas de la máxima precaución. Versiones previas de ferrocarriles intercoreanos han existido por un tiempo; las dos Coreas incluso tuvieron una prueba para el enlace ferroviario en mayo de 2007, y dos trenes cruzaron la zona desmilitarizada. Sin embargo, el proyecto se estancó debido al deterioro general de la relación entre las dos naciones.

Actualmente hay razones para ser optimistas. Para empezar, tanto Corea del Sur como Corea del Norte específicamente quieren este proyecto. También es consistente con lo que sus países vecinos desean. China está ansiosa por continuar el crecimiento de la Franja y La Ruta, un proyecto de infraestructura masivo que ya está conectando Europa y Asia. El ferrocarril intercoreano podría servir como la extensión oriental, creando la conexión terrestre entre las dos Coreas y las prósperas ciudades chinas como Beijing y Shanghai.

En el caso de Rusia, ya existe un cruce, llamado el “Puente de la Amistad”, que se inauguró en 1959 y ofrece a las dos naciones una conexión ferroviaria bastante básica. En marzo pasado, representantes de Rusia viajaron a Corea del Norte para discutir una idea: abrir más puentes.

Minerales raros

Por último es importante destacar que debajo de la montañosa superficie norcoreana se encuentran vastas reservas de minerales, que incluyen hierro, oro, magnesita, zinc, cobre, piedra caliza, molibdeno, grafito y más (hasta 200 tipos de minerales diferentes) y también hay grandes cantidades de metales raros, recursos que las fábricas en los países cercanos necesitan para fabricar teléfonos inteligentes y otros productos de alta tecnología (como el gigante surcoreano Samsung).

Los vecinos de Corea del Norte tiene la mira puesta en esta riqueza mineral. Hace unos cinco años, China (el principal aliado del gobierno norcoreano) gastó unos 10 mil millones de dólares en un proyecto de infraestructura cerca de la frontera con Corea del Norte, principalmente para facilitar el acceso a los recursos minerales. Convenientemente, algunos de los depósitos más grandes de Corea del Norte, en el condado de Musan, están cerca de la enrome frontera con China.

Mientras tanto, Rusia, que también comparte una pequeña frontera con Corea del Norte, en 2014 desarrolló planes para mejorar la red ferroviaria de Corea del Norte a cambio del acceso a los recursos minerales del país. Ese plan en particular perdió fuerza, pero los intereses rusos en general siguen vivos.

Corea del Sur tiene sus propios planes para los recursos minerales. La reconstrucción de la infraestructura en el norte, incluidas las líneas de ferrocarriles, podrían formar parte del multimillonario acuerdo.

En mayo del 2017, el entonces Ministro de Tierra, Infraestructura y Transporte de Corea del Sur invitó a las empresas surcoreanas a presentar ofertas sobre posibles proyectos de infraestructura en Corea del Norte, especialmente los relacionados con el sector minero. Argumentaba que en el modo de pago se podrían incluir los recursos minerales norcoreanos, suficientes para “cubrir los gastos de reparación del Norte”.

Cabe destacar que si bien China tiene la flota y la red más grande de trenes bala en el mundo; desde 2010 Corea del Sur también tiene la capacidad de fabricar dicha tecnología. La competencia geoeconómica de la inversión extranjera en el atractivo país que se conformaría con las dos Coreas unificadas está por comenzar.

Por último cabe recordar que la convergencia geoestratégica entre Moscú y Pekín se profundiza cada vez más: desde el apoyo de China a la intervención rusa en Siria, hasta el respaldo de Rusia en la Nueva Ruta de la Seda, lo que se podría traducir en un trabajo conjunto para la unificación de las dos Coreas.

Como explica la analista Stephanie Henaro: ¿Ahora se entiende el interés del presidente estadounidense, Donald Trump?

 

Fuentes:

City Lab (2018, 04 de mayo). A Genius Plan to Modernize North Korea’s Trains. Recuperado de: https://www.citylab.com/transportation/2018/05/inter-korean-summit-rail-project/559652/