Se ha desatado una persecución global contra el cristianismo en pleno Siglo XXI


Ensenada, Baja California. 29 de mayo de 2019 (Informe § Hokana).- El portal canadiense The Post Millennial reporta que una investigación realizada a petición del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones (Reino Unido), descubrió que los cristianos están siendo perseguidos en todo el mundo.

El trabajo de investigación, dirigido por el obispo de Truro Philip Mounstephen, explica que una de cada tres personas en el mundo son perseguidas por la religión que profesan, y se estima que hasta el 80% de las víctimas podrían ser seguidores de Jesucristo.

En el Gran Medio Oriente (región que incluye el Norte de África), el informe encontró que la severidad de la persecución cristiana está cerca de la definición de «genocidio» contemplada por la Organización de las Naciones Unidas, con la población cristiana desplomándose del 20% a menos de 4% en una década.

El principal efecto de esta persecución ha sido el éxodo masivo de cristianos de sus países natales. En Irak, por ejemplo, el número de cristianos ha disminuido dramáticamente de 1.5 millones en 2003, a menos de 120,000 en la actualidad.

La Confirmación

Sin embargo este Informe no es el único que llega a conclusiones similares. El Centro de Investigaciones Pew (Pew Research Center) descubrió que en 2015 los cristianos eran perseguidos en 125 países, y que la cifra ascendió a 144 en 2016.

La ONG «Puertas Abiertas (Open Doors)», dedicada a combatir la persecución cristiana informó a principios de este año que el número de países clasificados con niveles de persecución «extrema» han aumentado de uno (Corea del Norte) a 11.

Las políticas anti-cristianas y el aumento del radicalismo islámico son factores clave para entender esta guerra contra la cristiandad en esta región. Un caso que resalta es el de Siria, donde a partir de la «primavera árabe» en 2011 que se volvió «guerra civil» (y que continúa a la fecha), los cristianos están siendo perseguidos, secuestrados e incluso crucificados en territorio sirio, donde se encuentran algunas de las comunidades cristianas más antiguas del mundo.

De acuerdo al portal InfoVaticana, en Líbano, país que comparte frontera con Siria, se tiene registro de más de 300 familias afectadas.

Persecución Global

En Asia, la persecución contra los cristianos también ha crecido, y en gran medida se relaciona al crecimiento del nacionalismo en la región. Los movimientos populistas en Pakistán, India y Sri Lanka están abrazando causas y motivos religiosos «nativos» para complacer a su base electoral.

En 2017, Sri Lanka (de mayoría budista) experimentó un aumento en los ataques contra cristianos y musulmanes, con 97 ataques durante todo el año.

En la India, la persecución ha aumentado considerablemente desde que el Partido Nacionalista Hindú Bharatiya Janata (BJP), liderado por el Primer Ministro Narendra Modi, llegó al poder en 2014. Los ataques se duplicaron con creces, pasando de 358 en 2016 a 736 en 2017.

Con respecto a China, en los últimos años el presidente Xi Jinping ha tratado de «controlar» las iglesias cristianas. El Estado chino ha proporcionado «orientación activa» para que las iglesias se adapten a la legislación comunista del país.

En 2018, bajo la excusa de falta de permisos para la construcción, las autoridades chinas demolieron una de las iglesias de la secta evangélica Lámpara Dorada, en la localidad de Linfen (provincia de Shanxi). Según las autoridades religiosas, la verdadera razón de la destrucción es la persecución contra los cristianos.

En el África subsahariana, a pesar de que la región es mayoritariamente cristiana, la persecución ha aumentado en varios países, principalmente donde se ha formado una «frontera» en la que chocan los países de mayoría cristiana y musulmana.

El ejemplo más claro es el grupo radical islámico Boko Haram en Nigeria, que desde hace años persigue y asesina a los cristianos. Una investigación reciente de la Iglesia Católica informó que las masacres de cristianos en Maiduguri, una ciudad en el noreste de Nigeria, han resultado en «5,000 viudas y 15,000 huérfanos«, así como 200 iglesias y capillas atacadas.

La información de estas atrocidades salen a la luz en el contexto de los fatídicos «accidentes» en Francia: La iglesia de Saint Sulpice y la Catedral de Notre-Dame, consumidas en llamas en la ciudad de París, capital de un país europeo donde la profanación y el robo de iglesias se han multiplicado en los últimos años, así como los asesinatos de curas católicos.

Y aunque los informes e investigaciones generalmente no incluyen al continente americano; incluso países como México (de amplia mayoría católica), sufre una ola de violencia inaudita en contra de los representantes de la fe, violencia relacionada principalmente al crimen organizado y al narcotráfico. El Sol de México reporta que hasta 26 sacerdotes han sido asesinados en los últimos seis años.

Por si fuera poco, la sociedad mexicana comienzan a ser testigo de agresiones por parte de un «espontaneo» y creciente «ateísmo militante«. Como se lee en el portal mexicano El Siglo de Torreón, en la Universidad del Valle de México (UVM), un profesor fue expulsado de dicha institución académica luego de ser captado en video insultando agresivamente a un estudiante por el hecho de ser católico.

Víctimas de la Corrección Política

La persecución global de la cristiandad es ya una realidad, pero rara vez recibe atención en los medios de comunicación occidentales. El periodista John L. Allen escribió en 2013 para la revista británica The Spectator: «(La) guerra mundial contra los cristianos sigue siendo la historia más grande que no se está contando sobre el siglo XXI».

En medio de los escándalos sexuales del Vaticano pero también del auge en Occidente del «cientificismo ateo«; reportar esta «guerra mundial» contra el cristianismo iría a contra corriente de estereotipos religiosos comunes, estereotipos que pintan a los seguidores de Cristo como entes opresores de las minorías (y colonizadores de los países en vías de desarrollo); en lugar de religiosos perseguidos.

Hoy por hoy, la frase «persecución religiosa» aún evoca imágenes de las Cruzadas, la Inquisición, las brujas de Salem y el juicio contra Galileo Galilei. Sin embargo, ya no vivimos en una era dominada por el poder absoluto del papado y los inquisidores. Ahora, son los cristianos los que huyen de los asesinos, los pirómanos y los enjuiciadores que otras fuerzas en la sombra controlan.

Fuentes:

The Post Millennial (2019, mayo). Global persecution of Christians reaches “near-genocidal levels”. Recuperado de: 
https://www.thepostmillennial.com/global-persecution-of-christians-reaches-near-genocidal-levels/

The Spectator (2013, 05 de octubre). The war on Christian. Recuperado de:
https://www.spectator.co.uk/2013/10/the-war-on-christians/