Extraña tecnología causa daño cerebral a los espías norteamericanos en Cuba

Ensenada, Baja California. 2 de octubre de 2017 (Informe § Hokana).- Una de las historias más bizarras en lo que va del año se reportó en agosto pasado cuando el gobierno de EU confirmó oficialmente que 16 empleados estadounidenses fueron afectados por misteriosos «ataques sónicos» en la embajada norteamericana en La Habana, Cuba.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nuarte, calmadamente explicó los sucesos en una conferencia del 24 de agosto, reportando detalles que, aunque escasos, son francamente impresionantes.

CBS News revisó los registros médicos de los primeros 16 «diplomáticos» estadounidenses y canadienses en Cuba que habían sido diagnosticados con «lesiones cerebrales y daños en el sistema nervioso» después del supuesto ataque, que aparentemente involucró algún tipo de «arma sónica».

Los «diplomáticos» reportaron síntomas que van desde pérdida auditiva y náuseas hasta dolores de cabeza y trastornos del equilibrio, síntomas que comenzaron a afectarlos a finales de 2016.

La fuente de CBS explicó que los diplomáticos estadounidenses también habían sido objeto de otro tipo de acoso, incluyendo la vandalización de sus vehículos, sus casas y la vigilancia constante. Varios de los afectados suspendieron sus tareas en Cuba debido a los ataques.

Como señala el portal Axios, el Departamento de Estado no ha podido identificar específicamente el origen del ataque o qué persona o entidad podría haberlo llevado a cabo. Por supuesto, el gobierno cubano niega rotundamente haber desempeñado algún papel en estos eventos.

A finales de septiembre, diversos medios informaron que EU planeaba retirar hasta el 60% de su personal de la embajada norteamericana en La Habana como resultado de estos ataques, lo que el gobierno cubano consideró como «decisiones apresuradas y sin sustento en evidencias y resultados investigativos concluyentes».

Pocos días después, Associated Press (AP) dio a conocer un reporte aún más extraño, confirmando que los misteriosos «ataques sónicos» ya han afectado los cerebros de 21 miembros del personal de la embajada. Más sorprendente aún es que muchos de los diplomáticos afectados en realidad son espías estadounidenses, lo que en parte explica porque el Departamento de Estado no compartía más información detallada sobre los ataques.

Espías en el caribe

Como se lee en el texto de AP, los «ataques sónicos» contra el personal estadounidense en La Habana «golpearon el corazón de la red espía de los Estados Unidos en Cuba«, con agentes de inteligencia entre las primeras víctimas y también entre los más gravemente afectados.

No fue hasta que dichos espías estadounidenses, enviados a la embajada bajo el disfraz diplomático, informaron haber escuchado sonidos extraños y experimentar efectos físicos aún más extraños, que Estados Unidos se percató de que algo estaba mal, explicaron personas familiarizadas con la situación.

Sin embargo, las fuentes gubernamentales de AP se negaron a confirmar un cronograma sobre los supuestos ataques, o proporcionar otros detalles básicos, subrayando la sensibilidad de la investigación en curso.

Aunque los ataques comenzaron días después de la sorpresiva elección del presidente Donald Trump en noviembre, el calendario preciso de los sucesos no está claro, incluso se desconoce si los oficiales de inteligencia (espías) fueron las primeras víctimas o simplemente los primeros en reportarlo. Cabe destacar que tras el triunfo de Trump, el gobierno comunista de la isla bajo el mandato del presidente Raúl Castro anunció el Ejercicio Estratégico Bastión 2016, una maniobra de entrenamiento militar para elevar “la preparación de las tropas y la población para enfrentar las diferentes acciones del enemigo”, tal y como se lee en el diario argentino El Clarín.

Trump vs Castro

La administración de Trump había descrito a las 21 víctimas como personal de la embajada de los Estados Unidos o «miembros de la comunidad diplomática». Esta descripción sugería que sólo los diplomáticos auténticos y sus familiares fueron atacados, sin motivación lógica más allá de las siempre tensas relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

La revelación de que las víctimas en realidad son espías añade otra dimensión al misterio; sin embargo, la identidad y naturaleza de los atacantes sigue siendo tan misteriosa como al principio. No está claro, de acuerdo con AP, si el atacante «intencionalmente apuntó» a los espías. Aunque si es el caso, los ataques representarían un capítulo sin precedentes en la larga confrontación entre Washington y La Habana.

En julio de este año, el presidente Raúl Castro declaró con toda calma ante los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba que «cualquier estrategia que pretenda destruir a la Revolución, mediante coerción, presión o métodos sutiles, fracasará», en un mensaje al magnate republicano recogido por Hispan TV.

Tecnología secreta

Denis Bedat, experto en bio-electromagnetismo, explicó en una nota de El Clarín que un arma cuyo propósito sea la emisión dirigida de «ondas nocivas» es «totalmente posible desde un punto de vista técnico».

«Las ondas ultrasónicas, que se sitúan más allá de la capacidad acústica del ser humano, pueden difundirse con un amplificador. El dispositivo no tiene que ser de gran tamaño y se puede activar dentro o fuera de una casa», aseguró el experto francés.

Bedat cita como ejemple el Active Denial System (ADS), un cañón anti-disturbios creado en Estados Unidos, que permite dirigir ondas electromagnéticas hacia una multitud de personas, causándoles una sensación de calor insoportable.

Sin embargo, hasta ahora Estados Unidos no ha podido identificar el arma utilizada en los ataques.

Imperio aturdido

De los 21 casos confirmados, los espías estadounidenses (cuyos verdaderos objetivos específicos en Cuba obviamente se desconocen) sufrieron algunos de los daños más agudos, incluyendo lesión cerebral y pérdida auditiva que no ha sanado, de acuerdo con fuentes del AP.

La mayoría de las víctimas proporcionaron descripciones similares a las autoridades estadounidenses: describieron escuchar algo muy fuerte que sonaba como el sonido que producen los grillos, para luego caer enfermos. Sin embargo, en muchos de los casos más recientes, las víctimas no informaron escuchar los mismos ruidos, pero de cualquier forma presentaron los mismos síntomas que sufrieron las primeras víctimas; lo que generó preocupación en EU: los ataques podrían ser cada vez más sofisticados y difíciles de detectar.

Aunque el Departamento de Estado explicó a AP que todos los casos han sido «médicamente confirmados», varios funcionarios dijeron que no está claro si todos los síntomas de las víctimas pueden estar vinculados de manera concluyente a los «ataques sónicos». Teniendo en cuenta la profunda sensación de alarma en la embajada, es posible que algunos síntomas sean atribuidos erróneamente a los ataques.

La gravedad de las lesiones aparentes va mucho más allá del daño reparable, por lo que sería lógico que la administración del Presidente Trump pueda optar por responder con firmeza debido a su retórica anti-Cuba, especialmente si los ataques contra los estadounidenses continúan.

Por su parte, el presidente Castro niega rotundamente la responsabilidad cubana en los ataques, expresando que el gobierno de la isla también esta alarmado y ha prometido cooperar en la investigación.

Pero si los cubanos no son responsables de los ataques, ¿Quién lo es? La lista de posibles actores gubernamentales tiene más de un par de nombres: Los aliados de Cuba como Venezuela, Rusia y China son probablemente sospechosos para el gobierno norteamericano. Pero mientras que Estados Unidos no pueda determinar la naturaleza del arma utilizada, los funcionarios de inteligencia solo pueden especular.

 

Fuentes:

CBS News (2017, 23 de agosto). Some U.S. diplomats in Cuba diagnosed with serious health conditions, medical records show. Recuperado de: https://www.cbsnews.com/news/some-u-s-diplomats-in-cuba-diagnosed-with-serious-health-conditions-medical-records-show/

Associated Press (2017, 02 de octubre). AP sources: US spies in Havana hit by bizarre health attacks. Recuperado de: https://www.apnews.com/d0fa8db258bf4c5492428e448e953102