El estratega que llevó a Trump al poder advierte que California se independizará

Ensenada, Baja California. 31 de octubre de 2017 (Informe § Hokana).- En la pasada Convención del Partido Republicano en Anaheim, California; Steve Bannon (el estratega que llevó a Trump a la presidencia de EU) afirmó que si el Estado Dorado no es recuperado pronto por los republicanos, “dentro de 10 o 15 años la gente de Silicon Valley y la izquierda progresista intentará separarse de la Unión Americana”.

Los Angeles Times informa que Bannon lanzó la advertencia luego de enumerar las acciones desde California para contrarrestar a la administración del presidente Trump, incluida la reciente aprobación del proyecto de ley de “Estado Santuario“, que a partir de 2018 limitará la información que los funcionarios de California deban compartir con las autoridades migratorias federales, mismas que actuan bajo el mando del presidente Trump; dificultando así que los agentes de migración puedan averiguar el estatus migratorio de una persona detenida en California.

Estado Inmigrante

Diversas medidas que la legislatura de California adoptó en años recientes son una verdadera aberración para Bannon. Lo que comenzó con la posibilidad para los “ilegales” de pagar una matrícula escolar estatal, ha sido complementado con licencias de conducir, nuevas reglas diseñadas para limitar las deportaciones y seguridad social para los hijos de los migrantes, todo financiado por el gobierno estatal.

En agosto de 2015, en un gesto cargado de simbolismo, llegó una nueva ley que borra la palabra “alien” (“extranjero”, “extraño”, “ajeno” o “el/lo otro”) del código laboral de California; y en noviembre de 2016 (en la misma elección que le dio el triunfo a Trump a nivel nacional); los votantes de California oficialmente pusieron fin a la era del Inglés como única lengua de instrucción en las escuelas públicas, levantando las restricciones a la educación bilingüe que habían sido aplicadas durante años.

Estos beneficios, derechos y protecciones crean lo que algunos expertos comparan con una especie de “ciudadanía californiana”; muestra clara de la visión política del gobernador Jerry Brown, que ha decidido aprovechar las cifras record de sentimiento separatista en California tras el triunfo de Trump. Cabe mencionar que Brown, junto con la administración estatal, alcanza niveles “estratosféricos” de popularidad.

El Bosque Sagrado y el Valle del Silicio

Pero las críticas de Steve Bannon no se limitan al gobierno estatal, sino que también atañen a dos grandes industrias de California: Hollywood y Silicon Valley. El portal SFGate reporta que durante la convención republicana, Bannon criticó los acuerdos comerciales que dichas industrias californianas mantienen con China, alegando que el país asiático ha sacado demasiado provecho de los acuerdos internacionales.

Es notoria la “conexión asiática” en Hollywood, cuando el conglomerado chino Wanda Group es dueño de Legendary Entertainment, el estudio cinematográfico que co-prodjujo la tercera cinta más taquillera de todos los tiempos: Jurassic World.

La inversión de Wanda Group ya ha comenzado a producir películas hollywoodenses exitosas como Warcraft y Kong Skull Island. Y el fundador de Wanda, Wang Jianlin, se da el lujo de “amenazar” al presidente Trump con el retiro de sus cuantiosas inversiones en EU.

Otras empresas chinas como Guangdong Alpha Group han invertido en (y co-distribuido) cintas ganadoras del Oscar como The Revenant, dirigida por el mexicano Alejandro González Iñárritu.

Por su parte, San Francisco aprovecha la estricta cultura laboral y organizacional del lejano oriente en su meca tecnológica: el hogar de los gigantes Google, Apple, Yahoo y Tesla. Desde 2015, de acuerdo con un estudio de Ascend Pan-Asian Leaders: el 27% de los profesionales que trabajan en las compañías del “valle del silicio” en el sur de San Francisco, son asiáticos o asiático-americanos, mismos que ocupan cerca del 19% de los puestos gerenciales y al rededor del 14% de los altos puestos ejecutivos.

Guerra en el Pacífico

No es la primera vez que Steve Bannon advierte sobre “el peligro” que significan California y/o China. El estratega incluso asegura que EU ya libra una “guerra comercial” con el gigante asiático, y en su visión a futuro, el conflicto se convertiría en una guerra naval en un máximo de 10 años.

Por si fuera poco, en mayo de 2017, California aprobó una ley que levanta el veto anticomunista de la época de la Guerra Fría, permitiendo a las personas de dicha “ideología” participar en el gobierno estatal.

Y aunque la mayoría de las medidas de protección para los migrantes en California evidentemente benefician a la comunidad latina (la mayoría “étnica” o “racial”, que desde 2015 ya supera a la población blanca); ¿Qué consecuencias tendrá la llamada “ciudadanía californiana” en el futuro? Cuando el principal país de origen de los inmigrantes en California ya no es México, sino precisamente un país de “ideología comunista”, la República Popular de China.

California Roja

Esta California multicultural (y cada vez más cerca de china) es una clara amenaza para el proyecto de Steve Bannon, aunque el estratega matiza sus críticas invocando un “nacionalismo económico”, que asegura no tiene nada que ver con “raza, color, género, religión, origen étnico o preferencia sexual”.

Según CNN, para Bannon se trata de una sencilla pregunta: “¿Eres ciudadano de los Estados Unidos de América?”.

De acuerdo con el Public Policy Institute of California, 1 de cada 10 trabajadores son indocumentados o “ilegales”, por lo que la defensa del “nacionalismo económico” que Bannon propone excluiría al 10% de la mano de obra californiana.

Es precisamente esta retórica anti-inmigrante lo que más ha costado a los republicanos en el pasado; en 1994, el partido apoyó la controvertida Proposición 187, que negaba a los inmigrantes indocumentados acceso a los beneficios públicos. Desde entonces el apoyo para el partido republicano comenzó a disminuir significativamente: la victoria en el “voto popular” de la demócrata Hillary Clinton en la elección presidencial de 2016 fue exclusivamente gracias a California.

El crecimiento de las poblaciones migrantes (principalmente latinas y asiáticas) en el estado se disparó en la década de 1990 y los republicanos han batallado para obtener el apoyo de dichos sectores.

Irónicamente, ha sido gracias al impulso de Hollywood que los republicanos han podido gobernar el estado, tanto en el caso de Arnold Schwarzenegger, que gobernó entre 2003 y 2011; como en el caso del único ex-gobernador de California que ha sido elegido presidente de los Estados Unidos: el también actor (y republicano) Ronald Reagan.

¿Recurrirá el Partido Republicano (o más bien el trumpismo) a su cantera de celebridades para tratar de recuperar California?

 

Fuentes:

Laist (2017, 21 de octubre). Steve Bannon Thinks California Will Secede From The United States In 10 To 15 Years. Recuperado de: http://laist.com/2017/10/21/steve_bannon_calexit.php

Los Angeles Times (2016, 31 de octubre). After decades of Republican victories, here’s how California became a blue state again. Recuperado de: http://www.latimes.com/projects/la-pol-ca-california-voting-history/