El Instituto Geológico de EU acepta que el Fracking provoca sismos

Ensenada, Baja California. 12 de marzo de 2017 (Informe § Hokana).- El Instituto Geológico de los Estados Unidos (USGS) por fin confirmó que tres millones de estadounidenses corren el riesgo de experimentar sismos provocados por el ser humano, causados por la inyección de aguas residuales al subsuelo, parte del proceso conocido como Fracking o Fractura Hidráulica, la polémica técnica de extracción de gas y petroleo del subsuelo.

El estudio se llevó a cabo en el centro del territorio de EUA, principalmente en Oklahoma y Kansas, que normalmente no padecían grandes terremotos. Sin embargo, debido al Fracking, su nivel de riesgo sísmico ahora es similar al de California.

Entre 1980 y 2000, Oklahoma promedió alrededor de dos sismos por año, mayores o iguales a 2.7 en la escala Richter. Este número saltó aproximadamente a 2,500 sismos en 2014; 4,000 en 2015 y 2,500 en 2016. La disminución en 2016 puede deberse en parte a las restricciones del Fracking implementadas por los funcionarios estatales. De entre los sismos del año pasado, 21 fueron mayores a 4.0 en la escala Richter y tres fueron mayores al 5.0, afirmó el USGS.

La inyección de aguas residuales pudo haber disminuido en 2016 como resultado de nuevas regulaciones para su disposición, o se desaceleró debido a la disminución de precios del petróleo y la producción en general, añadió el USGS.

El informe concluyó que la inyección de aguas residuales está provocando temblores más grandes. El USGS además afirma que corren riesgo ocho estados, incluyendo Alabama, Arkansas, Colorado, Nuevo México, Ohio, Texas, Oklahoma y Kansas.

Durante el proceso de Fracking, las aguas residuales se inyectan profundamente en pozos subterráneos a alta presión. El agua, que contiene una misteriosa sustancia química, llena las fallas latentes del subsuelo, provocando el deslizamiento de placas tectónicas, dando lugar a los sismos, según el USGS.

Los temblores se han vinculado a la actividad petrolera y de gas durante más de cinco décadas, pero en los últimos años la tasa de temblores se ha disparado a lo largo de los Estados Unidos en las zonas donde la perforación y la inyección de agua residual se produce, aseguró Bill Ellsworth profesor de geofísica de la Universidad de Stanford.

Pero además de los impredecibles temblores, hay otro peligro provocado por el Fracking. La fuga y filtración del metano a los cuerpos acuíferos que suministran el consumo humano. Este problema ha sido minimizado en los reportes de la propia Agencia de Protección Ambiental norteamericana (EPA), de acuerdo con un denunciante anónimo que afirmó que al menos un investigador de la EPA aceptó pagos de la poderosa industria del petróleo y el gas.

“Ha habido un encubrimiento persistente y deliberado que ha impedido que la agencia solicite a la industria de gas natural que haga reducciones generalizadas, urgentes necesarias y alcanzables en las emisiones y fugas de metano, en toda la infraestructura de extracción de gas natural que se expande por el país”, de acuerdo con la denuncia anónima evidenciada a través del grupo ambiental NC Warn, con base en Carolina del Norte.

En contraste, el Senado de dicho estado ha prohibido la divulgación de la misteriosa sustancia química que se utiliza en el Fracking, bajo la Ley de Modernización Energética en 2014. El proyecto de ley estipula que revelar el producto químico secreto es un delito de Clase I, castigado con meses de prisión.

Dos estados han prohibido oficialmente el Fracking en EU: Nueva York y Maryland.

Fuentes:

Hang the Bankers (2017, 08 de marzo). US Geological Survey admits fracking causes earthquakes. Recuperado de: http://www.hangthebankers.com/us-geological-survey-fracking-causes-earthquakes/

USGS (2017, 01 de marzo). New USGS Maps Identify Potential Ground-Shaking Hazards in 2017. Recuperado de: https://www.usgs.gov/news/new-usgs-maps-identify-potential-ground-shaking-hazards-2017