Después de Cataluña tres separatismos se apuntalan en el continente americano

Ensenada, Baja California. 5 de octubre de 2017 (Informe § Hokana).- Ha llegado el siglo XXI y con él, “tiempos interesantes” para Occidente. Por primera vez en casi 600 años, un Papa, símbolo religioso de la iberoamérica católica, ha renunciado; el modelo económico dominante creado por Inglaterra, e impulsado por Estados Unidos (el neoliberalismo), ha fracasado; y ahora, los eventos recientes en España (evangelizadora de la latinoamérica), donde la policía reprimió a votantes pacíficos en un referéndum en Cataluña, demuestran que el déficit democrático que aqueja al “mundo libre” comenzará a desgajar los estados-naciones que desde hace tiempo se tambalean en ambos lados del Océano Atlántico.

Mientras la región Asia-Pacífico se convierte en el motor de crecimiento mundial (según el Fondo Monetario Internacional) y también en paradigma de estabilidad política; los separatismos europeos como el escocés, el vasco o el corso, amenazan con profundizar las fisuras de la “Unión” Europea.

Es cuestión de tiempo para que la oleada desembarque en las Américas, disparando su propia colección de secesiones, algunas de las cuales ya tienen antecedentes claros, mientras que otros movimientos independentistas emergen con las nuevas fuerzas y dinámicas culturales, sociales, económicas y religiosas que la globalización ha propiciado.

Te presentamos tres de los movimientos separatistas más importantes desarrollándose en el continente americano para tener en cuenta a corto y mediano plazo.

1. Quebec vs Canadá

Después del referéndum catalán, cientos de ciudadanos quebequenses protestaron contra el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau, luego de que el joven mandatario se negara a condenar la violenta respuesta del gobierno español contra el pueblo de Cataluña.

El líder del partido separatista en Quebec, Jean-François Lisée, habló ante una multitud en el centro de la ciudad francófona de Montreal, donde relacionó los recientes acontecimientos en España con la Crisis de Octubre de 1970, uno de los episodios más sangrientos de la larga lucha separatista contra el gobierno canadiense, una lucha que (pasando por dos plebiscitos en 1980 y 1995) aparentemente llegó a su fin en el año 2006, cuando el parlamento de Ottawa reconoció a Quebec como una “nación dentro de Canadá”.

Aunque desde entonces la fuerza del separatismo quebequense no es más que un débil eco de lo que alguna vez fue, el orgullo “franco-canadiense” aún está vivo y vigilante. Durante las recientes negociaciones entre EU, Canadá y México para revisar el TLC-AN (NAFTA), las palabras más fuertes utilizadas por cualquiera de los gobernantes de los tres estados (y cuatro naciones) que forman parte del acuerdo; se pronunciaron en lengua francesa. El Primer Ministro de Quebec, Philippe Couillard, acusó a la empresa aeroespacial estadounidense Boeing (y al gobierno norteamericano) de intentar destruir a su contraparte quebequense: Bombardier.

Couilard prácticamente obligó al primer ministro Justin Trudeau (que planeaba adquirir equipo militar de Boeing) a tomar una postura de “línea dura” contra la empresa norteamericana Boeing.

Las declaraciones sin precedentes de Couillard fueron recogidas con alarma por RT: “Quebec está siendo atacado, Quebec resistirá, Quebec se unirá”.

¿Será que el trumpismo económico (que busca apabullar a sus dóciles “aliados” fronterizos: Canadá y México) se convertirá en el padre inadvertido de la nueva independencia quebecois?

2. Sur Libre vs Brasil

Dirigido por Celso Deucher, el movimiento Sur Libre impulsa la separación de tres estados brasileños y se plantean la posibilidad de realizar un referéndum independentista en el 2018.

Siempre estamos sometidos a una mala distribución de los impuestos. La constante discriminación fiscal relega a la región del sur casi a un nivel de inexistencia, lo que nos deja sin esperanzas de futuro bajo el liderazgo de Brasilia”, afirma Deucher.

Como destaca Hispan TV, se trata de los estados de Santa Catarina, Paraná y Río Grande do Sul, que cuentan con una población de 29 millones de personas y con el ingreso per cápita más alto de Brasil.

El factor demográfico, una población mayoritariamente blanca, descendiente de la inmigración europea, también influye en el sentimiento separatista (Rio Grande Do Sul es la cantera de las famosas supermodelos brasileñas). Por lo que algunos analistas hablan de un movimiento de “brasileños blancos” que no se atreve a pronunciar su nombre. Las ideas de Deucher han sido señaladas como etnocéntricas y discriminatorias contra los brasileños mestizos, indígenas y negros.

No sería la primera vez que el supremacismo racial se asoma en las regiones sureñas de Brasil. El diario israelí Haaretz denunció que desde 2013, neonazis brasileños oriundos de Río Grande do Sul fueron reclutados por el gobierno Ucraniano (igualmente infiltrado por neonazis) para combatir a los rebeldes pro-rusos en Crimea.

Para complicar más el cuadro, Deucher asegura que su movimiento “culturalmente asume la ética protestante” y el derecho la “prosperidad (económica)”, en una curiosa defensa de los valores religiosos evangélicos que han cobrado mucha fuerza en Brasil durante las últimas décadas; esto a pesar de los esfuerzos del Vaticano por conservar a los fieles en las iglesias católicas.

Si acaso es viable hablar de un separatismo “blanco y protestante” en el sur brasileño, la modalidad de este movimiento se empalma con la caótica administración del actual presidente no-electo, Michael Temer, quien ha sido acusado de ser informante de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), y al mismo tiempo de recibir el apoyo de las iglesias protestantes (o evangélicas) a través del Partido Socialista Cristiano (PSC) para evitar su defenestración.

Los caminos del protestantismo y el espionaje se cruzan, cuando el actual director de la CIA, Mike Pompeo, es señalado por la reputada revista Foreing Policy como el principal promotor del “dogma cristiano evangélico” que se empieza a apoderar de la infame agencia gubernamental.

¿Cuál es y será el papel de dichas fuerzas norteamericanas en el separatismo sudamericano?

3. Calexit / MiBC vs EUA / México

En el carril opuesto tenemos al Estado Dorado. No solo los latinos en California ya superan a la población blanca, sino que el catolicismo también se ha vuelto mayoritario en esta región del pacífico norteamericano, con 28% de los adultos considerándose católicos; por encima de un 20% protestante evangélico, según Pew Research Center.

Como bien señala el analista internacional Alfredo Jalife-Rahme, la California multicultural (y católica) se ha convertido en el corazón de la resistencia contra la presidencia de Trump; mientras que el trumpismo, en palabras de Jalife, no es más que la cara más reciente del supremacismo populista WASP (white anglo-saxon protestant): blancos-protestantes-anglosajones.

Ya retirada la propuesta original de separarse por completo de EUA (debido a los sospechosos nexos con Rusia del entonces dirigente, Louis Marinelli); el Calexit ha evolucionado en una segunda petición menos radical, pero que continúa clamando por lograr más autonomía” política para California, sin olvidar la eventual formación de una nación californiana.

Liderados por el “hsipano” (literalmente, de origen español) Steve Gonzales, “California Freedom Coalition” es la organización que persigue el Calexit 2.0, y tiene su equivalente al sur de la valla (y futuro muro) en la frontera: el Movimiento Independentista de Baja California (MIBC), dirigido por el tijuanense Felipe Ledezma Gil.

MIBC es el eco político del movimiento social “República de Baja California, que en 2013 (antes del primer Calexit) emergió como medio para expresar el descontento con las medidas fiscales promovidas por el presidente más odiado en la historia de México, Enrique Peña Nieto. El origen concreto de la ola independentista fue el aumento del IVA fronterizo en 2013 (propuesta presentada por primera vez en voz del actual candidato presidencial para el 2018, José Antonio Meade), medida que solamente provocó inflación, desempleo y una caída del PIB en las economías del norte de México, con la canasta básica en Tijuana, Baja California, por ejemplo, disparándose 24% tan solo en 2015.

El separatismo también es promovido en Baja California Sur por Ledezma Gil, quien asegura podría contar con el apoyo de hasta 60% de la península.

Aunque no existen elementos fehacientes que conecten políticamente a los líderes o las estructuras formales de ambos movimientos; no es inusual encontrar bajacalifornianos y sudcalifornianos portando con orgullo playeras y banderas con la leyenda “California Republic”, cuando muchos de los habitantes de “La Baja” tienen lazos familiares y/o económicos con la “Alta” California.

Como factor externo a tomar en cuenta, cabe destacar el acercamiento del rebelde gobernador californiano Jerry Brown con la principal economía del mundo, la República Popular China, en una actitud que prácticamente raya con el separatismo; así como la fuerte inversión asiática en “las tres californias“, o la histórica y creciente presencia de ciudadanos chinos en ambos lados de la frontera.

Fuentes:

RT (2017, 27 de septiembre). ‘Quebec has been attacked. Quebec will resist,’ warns premier as US slaps tariff on Bombardier. Recuperado de: https://www.rt.com/business/404788-bombardier-canada-quebec-tariff/

Hispan TV (2017, 27 de septiembre). Estados del sur de Brasil meditan realizar referéndum separatista. Recuperado de: http://www.hispantv.com/noticias/brasil/354733/movimiento-separatista-brasil-referendum-independencia

Informe Hokana (2017, 27 de junio). California, tan cerca de China y tan lejos de México (I). Recuperado de: http://www.hokana.org/california-tan-cerca-china-tan-lejos-mexico-i/