Combustible lunar, el tesoro espacial por el que las potencias del mundo compiten

Ensenada, Baja California. 10 de julio de 2018 (Informe § Hokana).- Solamente existen cinco países que han logrado llegar a la Luna: Estados Unidos, Rusia, Japón, la India y China. La misión más reciente, el Chang’e 3, llevada a cabo en 2013 por el gobierno chino, significó un gran avance para la exploración lunar del país asiático, entre otras cosas permitiendo el funcionamiento de un telescopio lunar secreto.

Recientemente, el presidente estadounidense Donald Trump ha prometido reconquistar la Luna y apoderarse de la minería espacial, otorgando a la NASA un presupuesto de 19 mil millones dólares, así como la creación de una nueva fuerza militar espacial.

La India, por su pare, se propone continuar con las hazañas espaciales a bajo costo, un sello distintivo de su agencia espacial. La próxima misión hindú costará alrededor de 125 millones y no será su primera misión lunar. La nave Chandrayaan-1, lanzada en octubre de 2008, descubrió moléculas de agua en la superficie lunar.

El segundo lanzamiento, el Chandrayaan-2, incluirá un orbitador y un módulo de aterrizaje. El vehículo de seis ruedas, impulsado por energía solar, recopilará información durante al menos 14 días y cubrirá un área con un radio de 400 metros.

¿Porqué compiten las potencias para “colonizar la Luna“? La razón podría ser la crisis energética global, ya que algunos de los objetivo en las misiones es preparar el camino para la minería lunar, actividad que permitirá explotar los valiosos depósitos de helio-3, un isótopo que se encuentra de manera limitada en la Tierra, pero que es muy abundante en la Luna, y teóricamente podría satisfacer las demandas de energía de todo el mundo al menos durante dos siglos y medio.

Poder cósmico

Ya que la Luna no está protegida por un campo magnético como la Tierra, los vientos solares han bombardeado al único satélite terrestre natural con inmensas cantidades de helio-3 durante más de cuatro mil millones de años.

La presencia de helio-3 se confirmó por primera vez gracias a las muestras lunares recuperadas por las misiones estadounidenses Apolo.

Según el reputado portal Oil Price se estima que hay un millón de toneladas métricas del codiciado isótopo incrustadas en la Luna, y el valor estimado es de aproximadamente 5 mil millones de dólares por tonelada.

Además, el constante bombardeo solar podría significar que la Luna sea una fuente inagotable de energía. Por si fuera poco, el extraño isótopo sería un combustible más seguro para su procesamiento en un reactor de fusión, ya que al no ser radiactivo no produce desechos peligrosos.

Sin embargo, existen numerosos obstáculos a superar antes de poder utilizar el combustible, incluida la logística de recolección y entrega a la Tierra del helio-3, así como la construcción de plantas de energía de fusión para convertir el material en energía. Esos costos serían estratosféricos y probablemente requerirían de la inversión privada.

En la actualidad solo Estados Unidos y Luxemburgo han aprobado leyes que permiten a las entidades comerciales apropiarse de los recursos extraídos del espacio. En 2015, el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, firmó la “Ley del Espacio” (Space Act), donde se autoriza a las empresa privadas poseer cualquier cosa que traigan de un cuerpo celestial.

La Ley del Espacio fue una victoria para las compañías privadas norteamericanas (entre las que figuran Space X o Moon Express), mismas que tiene los ojos puestos en los recursos espaciales cercanos a la Tierra: la Luna, los asteroides, o incluso Marte.

Sin embargo, el Acta Espacial de EU, contradice el Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre, impulsado por Naciones Unidas en 1967, que dice que “el espacio exterior, incluida la Luna y otros cuerpos celestes, no está sujeto a la apropiación nacional por reclamo de soberanía”.

Dicho acuerdo de Naciones Unidas incluyó países con poca o nula actividad espacial como Perú, Filipinas y Uruguay, mientras que los principales exploradores del cosmos como China, Rusia, India y EU nunca aceptaron firmarlo.

Fuentes:

Oil Pirce (2017, 27 de junio). Moon Fuel: A New Multi-Trillion Dollar Treasure. Recuperado de: https://oilprice.com/Alternative-Energy/Nuclear-Power/Moon-Fuel-A-New-Multi-Trillion-Dollar-Treasure.html?utm_medium=referral&utm_source=idealmedia&utm_campaign=oilprice.com&utm_term=68904&utm_content=2258579