California vs Israel: se radicaliza (y mexicaniza) el Estado Dorado

Protesta contra el presidente Trump en Los Angeles en febrero de 2017. AP Photo / Ringo H.W. Chiu

Ensenada, Baja California. 9 de marzo de 2018 (Informe § Hokana).-  Con una mayoría latina en su demografía alcanzada oficialmente en 2015 ¿A dónde se dirige la izquierda californiana en la Era Trump? La última señal es la rebelión de los delegados demócratas en contra de la Senadora Dianne Feinstein, uno de los miembros más acaudalados del congreso y figura cercana a la familia Clinton.

En la Convención Demócrata anual, celebrada en febrero pasado, Feinstein perdió por primera vez el respaldo de su partido, alcanzando 37% contra 54% para Kevin de León, presidente pro-tempore del Senado estatal, un político californiano en ascenso meteórico, latino evidentemente, nacido en Los Angeles, hijo de inmigrantes y con una mezcla étnica peculiar.

Su padre fue Andrés León, descrito por el propio Kevin como “un cocinero de origen chino” y su madre fue Carmen Osorio, nacida en Guatemala.

Cuando era niño, Kevin de León pasó tiempo al sur de la frontera, en Tijuana, Baja California, por lo que afirma identificarse fuertemente con la cultura mexicana.

Como informa The Sacramento Bee, de León no sabe cómo ni dónde se conocieron sus padres, pero ambos ya estaban casados ​​y tenían sus propias familias cuando él nació. No está claro de qué países eran sus abuelos biológicos, aunque de León está seguro de que su padre, Andrés, era mitad chino, y señala como posibilidad de origen paterno la comunidad china de Mexicali.

Testificando ante un panel del Senado estatal, de León explicó que en aquel entonces la mitad de su familia hubiera sido elegible para deportación bajo una orden ejecutiva como la que el presidente Donald Trump impulsa en la actualidad. Sus padres y hermanos usaban identificaciones falsas: licencias de conducir y permisos de residencia. “Eso es lo que necesitas para sobrevivir, para trabajar”, afirmó desafiante al comité.

El otro político que ejemplifica la mexicanización de la política californiana es el puntero rumbo a las elecciones estatales del 2018, el ex-alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, actualmente empatado en las encuestas con el también ex-alcalde de San Francisco, Gavin Newsom.

Sin embargo, a pesar de estar cuello a cuello con Newsom en las preferencias hacía la elección estatal, en la convención demócrata Villaraiogsa obtuvo muy poco respaldado de los delegados demócratas. Como reporta CNN, Newsom recibió el mayor porcentaje de votos con un 39%, seguido de John Chiang con 30%, Delaine Eastin con 20% y Villaraigosa al final, con un bajo e inesperado 9%.

¿El pecado de Villaraigosa? Como alcalde, tuvo conflictos con los sindicatos de maestros, llamándolos “el obstáculo más grande para la creación de escuelas de calidad”.

BDS

Finalmente, la última señal de radicalización durante Convención Demócrata fue el giro de postura ante Israel, así como contra las Fuerzas de Defensa Israelí.

Durante la convención anual, el Partido Demócrata de California adoptó una resolución que se opone al proyecto de ley federal destinado a criminalizar a quienes apoyen el movimiento de boicot en contra del Estado de Israel. Esta ley trumpista, conocida como “Ley Contra el Boicot a Israel” (S.720), podría imponer multas de hasta un millón de dólares y 20 años de prisión a los individuos y organizaciones que pretendan adherirse al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra el Estado Israelí.

A contra corriente del trumpismo, el comité legislativo del partido demócrata en California también apoyó enviar un proyecto de ley federal que busca evitar que las Fuerzas de Defensa de Israel reciban dinero del gobierno estadounidense para encarcelar a niños palestinos, como el emblemático caso de la adolescente Ahed Tamimi. Finalmente este proyecto no prosperó.

Irónicamente, el actual gobernador de California, Jerry Brown, firmó un proyecto de ley anti-boicot en 2016, respaldado por ambos partidos en el estado. Se trataba de una de las pocas coincidencias entre los rebeldes demócratas californianos y el Presidente Trump, tal y como lo informó el portal de derecha Breitbart News.

El que los demócratas de California voten para oponerse a un proyecto de ley federal similar a una ley que ellos mismos aprobaron casi unánimemente apenas 18 meses atrás, es señal del grado de radicalización en el estado, que se ha movido bruscamente hacia la izquierda desde las elecciones de 2016.

Históricamente, el partido Demócrata en California ha sido la punta de lanza del partido a nivel nacional y ha marcado el rumbo de la izquierda partidista en el país norteamericano. Si esto continúa siendo cierto ¿Podríamos, en el futuro cercano, ver un partido demócrata que atente contra la santa alianza entre Estados Unidos e Israel?

 

Fuentes:

NYPost (2018, 03 de febrero). California Dems’ hard-left turn could be the whole party’s future. Recuperado de: https://nypost.com/2018/03/02/california-dems-hard-left-turn-could-be-the-whole-partys-future/