Buscan compensar a mujeres latinas esterilizadas a la fuerza en California

Ensenada, Baja California. 28 de febrero de 2018 (Informe § Hokana).- A mediados de 2017 un juez en el estado de Tennessee ofreció sentencias reducidas a los delincuentes a cambio de aceptar someterse a una vasectomía. La medida fue propuesta descaradamente por el juez, quien argumentó que la esterilización puede frenar el aumento de los recién nacidos adictos a las drogas. El departamento de salud canceló el programa debido a la polémica.

La noticia fue un flashback a la larga historia de la Eugenesia en Estados Unidos, una filosofía con pretensiones científicas que consiste en elevar o disminuir las cualidades genéticas, físicas y/o intelectuales de las futuras generaciones humanas a través de la aplicación de métodos como esterilizaciones para evitar la reproducción sexual en los humanos “indeseables”. La Eugenesia goza de amplia popularidad entre las élites norteamericanas.

Durante el siglo XX, diversos gobiernos estatales estadounidenses realizaron prácticas eugenésicas, en su mayoría sobre poblaciones de prisioneros, enfermos mentales y gente en situación de pobreza extrema, mismos que eran considerados demasiado inadaptados para de reproducirse, por lo que fueron sometidos a esterilizaciones obligatorias. Cerca de la mitad de los controvertidos procedimientos médicos ocurrieron en solo tres estados: California, Carolina del Norte y Virginia.

Desde entonces, Carolina del Norte y Virginia han aprobado leyes para compensar a las víctimas de sus programas de eugenesia, pero no se puede decir lo mismo de California, que esterilizó forzosa o coercitivamente a más personas que cualquier otro estado de EU.

Entre el periodo que comprende la aprobación de la ley de Eugenesia en California en 1909 hasta el día en que la misma ley fue derogada luego de 70 años, los gobiernos de California esterilizaron a unas 20,000 personas.

En 2003, el ex gobernador de California Gray Davis pidió disculpas formales a las víctimas de dicha esterilización forzada, afirmando que “fue un capítulo triste y lamentable … uno que nunca debe repetirse”. Sin embargo, una década más tarde, se reveló que el Estado de California había esterilizado a las mujeres presas sin el debido consentimiento entre 2006 y 2010, algunas de las cuales afirmaron ser coaccionadas por el personal de la prisión.

Pero hay una legisladora en el estado quiere justicia.

La asambleísta Cristina García planea presentar en 2018 un proyecto de ley para indemnizar a las víctimas, otorgándoles entre $ 20,000 y $ 25,000 dólares, cifra comparable a lo que Carolina del Norte y Virginia ofrecieron respectivamente.

García, una de las 10 latinas en la Asamblea de California, se sintió atraída por el tema de inmediato, especialmente cuando supo que las mujeres latinas constituían un número desproporcionado de las víctimas. Para su sorpresa, una de las instituciones que realizó estas cirugías se encontraba en Norwalk, una ciudad en su distrito.

“Quería mostrarle a mis vecinos que esto sucedió en nuestro propio patio trasero”, dice García en entrevista para el portal Governing.

Si el proyecto de ley se aprueba, hasta 600 víctimas del programa de esterilización podrían ser beneficiadas en principio, según Alexandra Minna Stern, historiadora e investigadora de la Universidad de Michigan que ha escrito extensamente sobre la historia de esterilización forzada. Stern trabaja con el equipo de García para redactar la legislación.

La historiadora ha estado presionando para obtener indemnizaciones por parte del estado de California desde 2007, cuando accidentalmente descubrió formularios de “recomendación” de esterilización para casi 20,000 pacientes escondidos en un archivo en el departamento de salud mental del estado. Todos los pacientes incluidos en la lista fueron esterilizados en los hospitales del estado de California entre 1919 y 1952, algunas de las víctimas tan solo tenían 7 años.

¿Qué espera California, posiblemente el estado más progresista de la nación, para corregir sus errores históricos?

En el año 2015, el estreno del documental No más Bebés mostró un descarnado retrato del dolor que significaron las esterilizaciones frozadas para las mujeres latinas migrantes que fueron víctimas de las prácticas eugenésicas en La Ciudad de Los Angeles, California, durante las décadas de 1960 y principios de 1970.

 

Fuentes:

Governing (2017, 07 de agosto). California Sterilized More People Than Any U.S. State But Has Yet to Compensate Victims. Recuperado de: http://www.governing.com/topics/public-justice-safety/gov-sterilization-california-reparations-tennessee-eugenics.html